• AÑO:
    2014
  • SUP. CONSTRUIDA:
    2.190 m2
  • SUP. ÚTIL:
    1.940 m2
  • CLIENTE:
    Ajuntament de Barcelona - BIMSA

Colaboradores: Eric Palau, Gemma Parera, Alex Herèdia,
TDI Enginyers – Instalaciones, Jordi Payola – Estructura, AT3 Oller Peña – Presupuesto y Mediciones

CIUDAD – EQUIPAMIENTO – CIUDAD
La estrategia propuesta se basa en la integración y la interrelación entre ciudad-equipamiento y vice-versa. El edificio funcionará como PUNTO DE ENCUENTRO para el ciudadano y por eso tiene todo el sentido la apertura hacia el exterior.
Para ello, se abre hacia la ciudad la planta baja, de carácter más público. También, en planta baja, se retrocede la fachada respecto a la calle para “invitar a entrar”, procurando trazar una continuidad desde la ciudad hacia dentro del edificio, llegando visualmente al patio posterior propuesto – el patio de manzana.
En el resto de plantas, se consolida el plano de fachada de ciudad, de Ensanche; pero siempre buscando la relación visual interior-exterior.
En el interior, el equipamiento se abre nuevamente a la ciudad, a través de un patio central “corazón” del edificio.

El solar de actuación está situado entre medianeras, y por tanto el equipamiento tiene dos fachadas principales, una que da a calle orientada a Norte y la otra, que da a patio de Ensanche y está orientada a Sur.

CONTRAPOSICIÓN PB – RESTO PLANTAS
FACHADA NORTE – FACHADA SUR
Se propone un tratamiento completamente diferenciado entre planta baja y el resto de plantas pero también entre fachadas Norte-calle y Sur-patio de manzana.

FACHADA NORTE:
A lo largo del tiempo, y por diversas razones, en L’Eixample se han ido consolidando fachadas de composición variable. Esta realidad se reconoce a la composición de la fachada que da a la calle, buscando la integración del nuevo equipamiento al tejido urbano. Asimismo se hace referencia a la composición de la fachada colindante.
La piel resultante es transparente para el aprovechamiento de la luz natural de Norte y para abrir vistas a la calle, pero esta transparencia varía en relación a la función de los espacios (de mayor o menor privacidad).

FACHADA SUR:
La fachada Sur busca la apertura hacia el patio de manzana pero se protege del soleamiento de Sur con una serie de voladizos que a la vez sirven de balcones.

PATIO “CORAZÓN”:
Aunque a primera vista, parece un edificio más bien introvertido, se produce un vaciado central buscando una continuidad total interior-exterior en todos los espacios y propiciando sus vistas, la iluminación y la ventilación cruzada naturales a los diversos espacios en través de un patio central, el patio “corazón”.

PROGRAMA
En la planta baja y altillo se disponen las zonas más públicas con gran relación en la calle y en el patio trasero, con un espacio central de doble altura que propicia las vistas cruzadas y la relación de ambientes.
En planta sótano, la sala polivalente, cerrada al exterior y en el resto de plantas se disponiendo el programa agrupado para usos similares. A partir de la planta primera, todos los espacios se abren al patio central, consiguiendo iluminación y ventilación natural.

INSTALACIONES Y SOSTENIBILIDAD
Se ha apostado por proyectar un edificio donde las soluciones pasivas sean las primeras herramientas que encaminen el edificio hacia la sostenibilidad y la eficiencia energética. El edificio se aislará de forma que se consiga mantener su temperatura operativa con muy poca aporte energético adicional. Los meses de invierno este efecto se complementará con un control riguroso de las tazas de renovación de aire y las cargas internas y durante los meses de invierno, la ventilación natural cruzada permitirá disipar el exceso de calor producido por las cargas internas.
El edificio tendrá la particularidad de que sólo consumirá energía eléctrica. Es decir tanto la cocina como la producción de ACS en 65ºC (cumpliendo con la normativa de legionela), como la climatización, se harán con equipos eléctricos. Así pues, en la cubierta sólo se instalarán placas solares fotovoltaicas (en lugar de placas solares fotovoltaicas y térmicas). Estas se encargarán de cubrir el porcentaje requerido de la demanda de ACS con energía renovable que marca la normativa. Los excedentes directamente verterán a la red del edificio y alimentarán los consumos del mismo. Se dispondrá de un sistema que evite el vertido de electricidad a la red pública. Así pues, se está planteando un edificio que no emitirá gases directamente a la atmósfera, dispondrá de producción de energía renovable in situ y dado que todas las instalaciones • instalaciones sólo requerirán energía eléctrica, en un futuro podría funcionar con energía 100% verde. Es decir, CERO EMISIONES de CO2 y sin huella ecológica debida al gasto energético.
A diferencia de un edificio convencional con sistema de captadores solares térmicos más caldera de apoyo con gas natural, que debe disipar energía durante los meses de verano dado que la producción térmica es máxima y el consumo de ACS es mínimo, el edificio proyectado consumirá en todo momento el 100% de la energía renovable que produzca, maximizando así la eficiencia energética y reduciendo el consumo de energía final.
Hay que notar que la solución propuesta a efectos de producción energética, no sólo es interesante a efectos de eficiencia y ahorro energético, sino que también reducirá el coste de la instalación • instalación y del mantenimiento posterior del edificio, al reducir el número de instalaciones necesarias y evitando duplicidades.