• AÑO:
    2008
  • SUP. CONSTRUIDA:
    217 M2
  • SUP. ÚTIL:
    165 M2

Colaboradores: Marcelo Lucarini y Marta Finsterwald
Fotografias: Roberto Alcaraz

Premios:
Obra seleccionada para la Mostra d’Arquitectura Catalana para la Biennal de Venecia 2014
Obra ganadora World Architects Community 2015
Finalista III Muestra d’Arquitectura Maresme

La idea de este proyecto surge a partir de un solar con unas condiciones topográficas y geométricas complejas.

Una vez trazados los límites edificables y con el límite real que implica el desnivel de 15 m, aparece la forma triangular y las características de mirador de esta vivienda.

La elección de hormigón visto como material estructural y de acabado se debe a una simplificación del proceso de construcción, una de las premisas de este proyecto. Ya que el terreno es prácticamente todo procedente de relleno, el edificio se soporta con un conjunto de pilotis que buscan el firme. Así, se opta por continuar utilizando el mismo material en el resto de la vivienda, de manera que se reducen costes.

El programa se adapta a la forma de la vivienda y a las necesidades del cliente. Con la ubicación de una escalera caracol en la zona más estrecha de la casa las tres plantas se comunican. Éstas se dividen en una planta pública – la de acceso, una planta privada – la planta primera y una planta de servicios – la planta sótano.

Las fachadas se proyectan de acuerdo a las vistas y a la orientación.

La fachada Norte funciona como un muro más cerrado al exterior por su orientación y proximidad a la calle. La fachada Sur se abre al exterior a través de unas aberturas que se ubican según las vistas desde el interior. La fachada Este es un gran ventanal que acentúa el carácter de mirador de esta vivienda.